Los ojos son el espejo del alma. Pero las cejas potencian la mirada de nuestros ojos y es por ello que son igual de importantes a la hora de tener una mirada bonita

Las cejas tienen lenguaje propio: hablan de nuestro estado de ánimo así como de nuestra forma de ser y de nuestra actitud ante la vida y ante las situaciones que vivimos. Tienen mucho movimiento; están constantemente moviéndose mientras hablamos, pensamos. Si nos ponemos ante un espejo mientras estamos hablando, podemos observar este movimiento constante. Sus movimientos acompañan a los movimientos de los ojos y expresan tanto o igual que estos.

Cuando tenemos unas cejas incompletas, la mejor opción es hacernos una micropigmentación de cejas pelo a pelo. La micropigmentación es una técnica que se realizan en las cejas para implantar pigmentos en la epidermis. Es una técnica similar a la del tatuaje, pero más sencilla y sin dolor. La realizan los técnicos superiores en estética en centros de estética homologados y supervisados por el departamento de Sanidad correspondiente.

Pero volvamos al tema que nos trae hoy aquí: el diseño de las cejas previo a la realización de la micropigmentación.

Para realizar un buen diseño, los técnicos especialistas en micropigmentación, tenemos que saber ante todo qué quiere expresar nuestro cliente con las cejas nuevas que se va a micropigmentar: si quiere tener una expresión calmada o natural optaremos por unas cejas suaves con poca inclinación y con el punto alto o ángulo superior en curva, un grosor parecido en la zona de la cola, zona media y zona de la cabeza de la cola. Si quiere tener una expresión más dura o con más carácter optaremos por una inclinación mayor y con el punto más alto de la ceja con un ángulo más agudo o afilado.